El Kraken

Blog de relatos cortos y reseñas de literatura de fantasía y ciencia ficción

Portada » Relato corto: el amor que cabe en los huesos

Relato corto: el amor que cabe en los huesos

Relato corto de fantasía

Ava empujó la puerta y se encontró frente a una enorme caja de madera. No había nada más en aquella habitación oscura. Exhausta, tomó aire y sintió el infierno atravesándole las costillas. Se llevó la mano al costado y los dedos recorrieron la herida: un recordatorio de que se quedaba sin tiempo. De un tirón, liberó del cinto un saco hecho de piel y comprobó que estaba intacto. Lo acercó al pecho y se dobló sobre sí misma, haciéndose un ovillo y conteniendo un grito de rabia que le resonó en la cabeza. ¿En qué momento todo se había torcido? ¿Cómo era posible que su hermana liderara una contienda en su contra?

Encogida, intentó zafarse del bucle en el que habían entrado sus pensamientos para conectar los sucesos de los últimos días: la tienda de antigüedades de Toulouse, en la que había encontrado el grimorio; el cementerio al norte del río Sena, donde desenterró aquel montón de huesos que cabían dentro del fardo que descansaba en su regazo. Siempre había tenido una conexión única con su hermana, en especial después de que Larisa ascendiera en La Orden, pero nunca pensó que pudiera utilizar su vínculo para traicionarla.

Su pequeña Larisa, ahora convertida en una joven grácil de cabello rojizo que le recordaba a la madre que les había faltado tan pronto. No entendía por qué la había delatado a la Orden de Hechicería. A ella, que la había criado como a una hija… Sentía el dolor del eco de su voz infantil golpeándole los recuerdos.

La Orden se estaba acercando y el conjuro que protegía el lugar se debilitaba. Debido a su estado, la magia defensiva desaparecería pronto. Tomando aliento, apoyó las manos en el suelo y se incorporó. Maldijo al brujo que la había herido bajo la axila. Cogió el grimorio de su cinturón y, casi de memoria, recitó las palabras prohibidas. La enorme caja de madera desapareció, dejando al descubierto el interior: la bañera de Pétronille.

Forjada en hierro, con cuatro patas que la separaban del mundo terrenal, aquella bañera era la mayor blasfemia en el universo de la magia. Había sido conjurada por Pétronille, una hechicera que sufrió la pérdida prematura de su amante durante los disturbios de la Revolución francesa. Un pacto de oscuridad con un alto precio moral, ya que el hechizo que arranca a un ser humano del hades pide una vida a cambio. El cuerpo sin vida debe ser sumergido en la sangre caliente de quien ocupará su lugar en el inframundo.

Su pesar cobró sentido al admirar aquella majestuosidad. Casi sin fuerzas, sacó los pequeños huesos de la bolsa y los metió en la bañera. Con lágrimas en los ojos, fue consciente de que no le quedaba poder para trasladar un cuerpo humano y ofrecerlo en el trueque. Si su hermana y los demás brujos conseguían llegar hasta ella, no tendría una segunda oportunidad, no podría traerlo de vuelta.

Escuchó sus voces cada vez más cerca. El conjuro de protección se había roto. Su pequeña y bermeja Larisa corría a su encuentro, convencida quizá de que lo hacía para salvarla de sí misma. Pero no pudo llegar a tiempo. 

En el centro de la habitación, Ava se hallaba dentro de la bañera prohibida, cubierta hasta la cintura por su propia sangre. En su regazo, un niño que antes fue un manojo de huesos rompía a llorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: www.juliavila.com.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Web Empresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Volver arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso.    Configurar y más información
Privacidad